martes, 12 de noviembre de 2013

"el chacho" Peñaloza: "Naides, más que naides, y menos que naides"



 
“Peñaloza diz que es muerto
No hay duda que así será

Tengan cuidado, magogos,
No vaya a resucitar”
 
Copla popular que se cantaba en las pulperias
 
 
 

Angel Vicente Peñaloza
"el chacho"

2 de octubre de 1798 - 12 de noviembre de 1863
 
Un hombre sencillo y de honor, José Hernández,
nos cuenta la entrega de prisioneros después de una batalla
tomados por el caudillo riojano
 
"¿Ustedes dirán si los han tratado bien?"
pregunta éste
 
"¡Viva el general Peñaloza!"
fue la respuesta a gritos de la tropa nacional


A continuación, el Chacho pregunta
a los jefes del ejercito del Estado nacional
 
"¿Y bien, dónde están los míos?...
¿Por qué no me responden?...
 
¡Qué! ¿Será cierto lo que se dice?
¿Será verdad que todos han sido fusilados?"
 
 
 
 
Soldados del "Chacho" detenidos
Nótese que estaban descalzos y la pobreza de sus vestimentas
La mayoría fueron pasados por las armas
(lanceados, para no gastar munición)
 
 
 
Los "coroneles de Mitre"
 
En este doloroso relato, enmudecieron,
"confundidos"
por semejante acto de dignidad
y consideración de aquel
"bárbaro"
enemigo que supo demostrar
lo que significan los códigos de guerra
 
 
 
Ellos, los espurios hijos de la culta Bs As
(como los llamaba el General Peñaloza),
 
habían ordenado el degüello impiadoso
para toda la montonera 
que había caído en sus manos
 
Hombres y mujeres
fueron vilmente pasados por las armas,
sin contemplación alguna..
 
El joven periodista José Hernández,
testigo histórico de estos acontecimientos,
dijo en su oportunidad,
 
"Bedoya y los propios jefes militares,
conmovidos, sienten asco
por haberse mezclado en la negociación"


video



Mitre por la "línea dura",
encarga a Sarmiento la dirección de la guerra,
que debe ser:
 
"una guerra de policía"
 
lo que indica que para el proyecto centralista los caudillos
y sus seguidores ya no serian tratados como soldados,
con el código de honor militar, sino como bandidos,
como delincuentes simples y llanos;
por eso la guerra debe ser de policía
 
 
 
 
Domingo Faustino Sarmiento aconsejaba:

"Si Sandes mata gente, cállense la boca
Son animales bípedos de tan perversa condición,
que no sé qué se obtenga con tratarlos mejor"
 
El gobernador Sarmiento,
designado Director de la Guerra
contra Peñaloza por el Ministro de Guerra
Gelly y Obes, escribió al presidente:
 
 "no economice sangre de gauchos,
es lo único que tienen de humano"

Mitre respondió:

"Quiero hacer en La Rioja una guerra de policía
Declarando ladrones a los montoneros,
sin hacerles el honor de partidarios políticos,
lo que hay que hacer es muy sencillo"
Quedaban fuera de la ley, y por consiguiente
se los podía matar en cuanto se los capturaba
 
Los oficiales del ejército nacional
repitieron las masacres entre los vencidos
 
 
 
"¡Y después dicen que es malo
el gaucho si los pelea!"
 
"El Chacho no tenía elementos de dinero
ni para mantener en pie de guerra una compañía


Y sin embargo él levantaba ejércitos poderosos,
mal armados y peor comidos,
que sólo se preocupaban de seguir a aquel hombre

No tenía artillería,
pero sus soldados la fabricaban
con cañones de cuero y madera,
que se servían con piedra en vez de metralla,
pero piedra que hacía estragos bárbaros
entre las tropas que lo perseguían
 
 

 
No tenía lanzas, pero aunque fuera
con clavos atados en el extremo de un palo,
sus soldados las improvisaban y se creían invencibles
 
El que no tenía sable lo suplía con un tronco de algarrobo
convertido en sus manos en terrible mazo de armas,
y si faltaba el alimento comían algarrobo y era lo mismo

De esta manera el Chacho tenía en pie un ejército
con el que hacía la guerra al Gobierno Nacional,
sin que hubiera ejemplo de que se le desertase un solo soldado,
porque todos sus soldados eran voluntarios
 
 

El Chacho era valiente sobre toda exageración
 
Generoso y bueno, no quería nada para sí:
todo era para su tropa y para los amigos que lo acompañaban
 
Perdió muchas batallas,
pero sus hombres lo seguían con fé ciega
 
A su llamado, todos acudían
no preguntaban a donde iban
solo lo seguían

"Derrotado decenas de veces,
Peñaloza nunca será vencido
 
 
 
Lo acompaña el fervor del paisanaje,
su complicidad, su fidelidad entrañable:
 
los llanistas se dejarán matar
antes que revelar el paradero de su General:
uno llega a suicidarse al ser interrogado…"
 
(Felix Luna, "Tres caudillos de La Rioja")



 
Su puñalera el único bien de fortuna que poseía el Chacho,
era la especie de varita de virtud que lo sacaba de apuros,
en sus trances más amargos

Cuando algún amigo,
 
que para él lo eran todos sus oficiales y soldados,
acudía al Chacho en demanda de dinero
para salvar un compromiso,
éste en el momento sacaba su puñal
y lo entregaba para remediar el mal 
 


 
"Si la necesidad es grande,
vaya, empeñe esa prenda
por cincuenta o cien pesos,
que ya habrá tiempo para sacarla"


El feliz poseedor de la prenda acudía
con ella a la casa de negocio más fuerte y solicitaba
los cincuenta o cien pesos que necesitaba
sobre el puñal del Chacho, que todos conocían

¿Quién iba a negar el dinero,
cuando era Peñaloza
quien lo pedía sobre su puñal?

El comerciante entregaba su dinero
y la alhaja, volvía a poder de su dueño"


 
 
HOMENAJE

 
El general y caudillo Ángel Vicente Peñaloza
llegó a tener en su poder un revólver sistema Lafaucheux,
de seis tiros y calibre 12 mm
 
A lo largo del cañón tiene cincelada a mano
y con letra común, la leyenda:
“Soy de mi Gral. Peñaloza”
 
En su facón, que se exhibe en el Museo de Historia de La Rioja,
puede leerse la inscripción que definía su carácter:
 
 "Naides, más que naides, y menos que naides"
 
 
 espacio abierto
 
 
 
 
 

No hay comentarios:

Publicar un comentario