sábado, 4 de junio de 2011

Antonio José de Sucre, el Gran Mariscal de Ayacucho

.
"Lo  han matado porque era mi sucesor"
Simón Bolívar

 "el símbolo de la continuidad de Bolívar era Antonio José de Sucre,
paulatinamente, por su talento personal, por sus dotes intelectuales,
por su espíritu altivo, digno y limpio
 
Sucre se fue convirtiendo en el complemento indispensable de Simón Bolívar
 
Respetado por los argentinos, los chilenos y los peruanos,
admirado por los bolivianos y quiteños,
sin enemigos en Venezuela y en la Nueva Granada
 
Con todos sus antecedentes, Sucre estaba destinado
a ser el natural sucesor de Bolívar"
Tomás Polanco Alcántara, historiador
 
 
 
 

El General Sucre después de la acción de Junín
se consagró de nuevo a la mejora y alivio del ejército

Los hospitales fueron provistos por él,
y los piquetes que venían de alta al ejército,
eran auxiliados por el mismo General;
estos cuidados dieron al ejército dos mil hombres,
que quizás habrían perecido en la miseria 


Representa el general del soldado

Cuando el Libertador lo dejó encargado de conducir la campaña
durante el invierno que entraba, el General Sucre
desplegó todos los talentos superiores que lo habían conducido
a obtener la más brillante campaña 

Nuestro ejército era inferior en mitad al enemigo,
que poseía infinitas ventajas materiales sobre el nuestro






La Batalla de Ayacucho sella la independencia americana

El General Sucre es el Padre de Ayacucho:
es el redentor de los hijos del Sol;
es el que ha roto las cadenas con que envolvió Pizarro
el imperio de los Incas
(así lo recuerdan en Bolivia y Perú)
 

Cumaná, febrero 3 de 1795 - Montañas de Berruecos, junio 4 de 1830





 
 
 
 
 
 

.

No hay comentarios:

Publicar un comentario en la entrada